La Re-evolución docente

31 · May · 2021

Llevo más de veinte años impartiendo clases virtuales en diferentes universidades españolas como profesora de educación a distancia para la formación del profesorado y nunca había experimentado un cambio tan brusco en la docencia como el que estamos viviendo hoy en día en todos nuestros centros, tecnológicamente hablando, claro.

Hemos fortalecido el prefijo re- de una manera exponencial. Ahora nos dicen que nos toca vivir la re-Evolución docente; que toca re-Inventarnos; que toca re-Aprender; que toca re-Dirigirnos en los procesos de enseñanza hacia las metodologías activas. Incluso, ya muchos compañeros forman parte de esa comunidad educativa en red: los “innoducators”.

Leo constantemente en revistas, blogs de profesores, etc. que esta pandemia del COVID-19 está acelerando el cambio, que está creando de manera forzada una nueva forma de pensar y de afrontar el aprendizaje, y que debemos adaptarnos “a los nuevos tiempos” si no queremos quedarnos obsoletos y desfasados. Pero me paro a pensar si para afrontar estos espacios educativos “diferentes” se nos ha provisto del conocimiento necesario; si hemos tenido tiempo de integrar las competencias digitales y tecnológicas que se requieren para asumir durante ocho horas nuestras clases en línea con alumnos de diferentes grupos etarios; y si alguien nos ha compartido esas mágicas píldoras de estrategias emotecnológicas que nos van a ayudar a entrar en este nuevo sistema de enseñanza sin que nos sintamos abrumados hasta el punto de caer exhaustos.

Yo, como formadora y mentora docente, ¿cómo vivo todo esto en mi día a día con mis profesores en activo?

Muchos de mis alumnos profesores y aquellos a los que mentorizo y asesoro en mi programa ICTM (Integrated and Conscious Teaching Mentoring) FOCUS ON-U, me han pedido sesiones privadas porque están en el abismo de la docencia, sin rumbo y sin fuerzas después de meses, y es ahora cuando necesitan ser escuchados para verbalizar qué están sintiendo, cómo están sobrellevando estos momentos y qué dirección les toca tomar después de meses de incertidumbre y sobrecarga laboral.

  • “No consigo captar la atención de mi alumnado en las clases online”.
  • “Estoy perdido a la hora de planificar mi clase porque no sé usar muchas herramientas tecnológicas y digitales, y no termino de conectar con ello”. “Siento que el alumnado está desmotivado porque mis clases ya no son dinámicas ni efectivas como antes”.
  • “Paso horas delante del ordenador cuando llego a casa para intentar preparar clases online más creativas, pero al final me bloqueo y la ansiedad que siento no me permite trabajar con fluidez. Acabo con la sensación de que he invertido mucho tiempo sin obtener resultados”.
  • “Después de años de docencia llego a las clases online, o a las clases híbridas, y veo que el orden y el plan que siempre he llevado al aula no se adapta. Me siento inseguro con cada paso que doy y no consigo llegar de forma exitosa a mis alumnos”. “Veo que no progreso”.
  • “Soy docente de vocación, pero me siento incómodo, frustrado con lo que hago. Necesito recuperar la pasión y volver a estar donde siempre quise estar. Ahora no conecto y siento que no encajo”.

Mi intención cuando hablo con ellos en estas consultas es poder cambiar estas sensaciones y transmitirles que es un momento brillante para nosotros como profesores. Ver en estos cambios una oportunidad para hacer las cosas mejor, para conectar con las nuevas generaciones de alumnos de manera distinta, y estoy convencida que de forma más significativa.

En el análisis de impacto realizado por la UNESCO-IESALC (Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe) que ha traído la pandemia generada por la COVID-19, una de las recomendaciones estratégicas que se hace es precisamente renovar el modelo de enseñanza y aprendizaje y aprender a escalar la digitalización, la hibridación y el aprendizaje ubicuo [aprendizaje “en todo momento y lugar”]

No obstante, una de las limitaciones que se está encontrando a la hora escalar esta digitalización en los centros educativos es precisamente la actitud del docente ante este cambio, este esfuerzo que se le pide que haga sin dar unas pautas y unas herramientas que no les haga sentir abrumado y con ganas de abandonar su profesión vocacional.  Pongo un ejemplo de ello con datos sacados de un estudio realizado en un país como EEUU, donde el uso de la tecnología para trabajar contenidos curriculares en clase ya estaba en muchos centros integrado antes de la COVID-19 y donde el 77% de los educadores dice pasar más tiempo trabajando que hace un año, y más del 60% afirma disfrutar menos de su trabajo (Schiavio, 2021).

Aprovechando que me estás leyendo, me gustaría compartir contigo algunas píldoras naturales de motivación que quizás te ayuden a vivir el cambio con otra perspectiva, disfrutando de ello.

Menos, es más

Píldora para la planificación de clases. Esta píldora la debemos tomar todos los días antes de sentarnos a preparar la clase del día siguiente. Lo que sentiremos es que ya no querremos ser esos profesores que cargan sus planificaciones de cientos de herramientas digitales y tecnológicas pensando que así las clases online serán más efectivas y que los alumnos pensarán que somos súper profes por ello. Es mejor seleccionar un par de herramientas versátiles que nos ayuden a presentar los contenidos clave que debemos trabajar y que nos ayuden a realizar diferentes actividades. Cuando las tengamos controladas pasaremos a usar otras, pero sin atosigarnos.

No hagas tú lo que pueden hacer ellos

Píldora para fomentar la autonomía del alumno, mejorar su tiempo de acción y el pensamiento crítico en el aula. Aunque ya no se habla de “nativos digitales”, bien es cierto que nuestros alumnos pertenecen a una generación digitalizada. Enseñarles fuera de su contexto y sin conectarnos con su forma de ver y entender el mundo no tendría sentido. La idea que nos brindan actualmente los estudios de neuroeducación es que nosotros como docentes seamos capaces de aumentar su curiosidad, su atención y su motivación por el aprendizaje, implicándolos en trabajos colaborativos donde se destaquen sus talentos. Ellos deben ser parte activa del proceso y consciente de ello. La competencia digital implica esa participación y esa curiosidad por el aprendizaje junto con la mejora en el uso de las tecnologías, aprende a delegar y a crear interdependencia.

Conéctate con ellos afectivamente

Píldora del aprendizaje significativo. Estas píldoras harán que ellos se identifiquen con lo que hacen, aprendan con sentido haciendo lo que les gusta y saben hacer muy bien. Investiguemos qué herramientas, qué comunidades virtuales, qué redes sociales usan y llevemos el contenido de nuestras asignaturas a ese contexto. Nosotros como profesores no tenemos que ser “tiktokers”, ni “youtubers”, ni “tuiteros”, ni “influencers” expertos en Instagram, etc., solo dar las pautas de lo que queremos que aprendan, de dónde queremos que lleguen, lo que necesitamos que integren.

Dejemos que sean ellos, los millennials y centennials, los que trabajen el “cómo” con sus propias herramientas y en sus espacios de interés. La idea es aprender más de ellos, conocer sus habilidades personales, potenciarlas y que las pongan al servicio del trabajo colaborativo en el aula virtual. Para ello, puedes hacerles cuestionarios que te ayuden a indagar sobre sus gustos y sobre cómo están viviendo las clases, de esta manera podrás realizar un diagnóstico más real sobre qué mejorar o  qué reforzar en la programación de aula para conseguir mayor efectividad en el aprendizaje.

Controla el proceso

Píldora emotecnológica. Hay que tomársela cada vez que se necesite. Entiendo cómo te sientes en estos momentos. Sientes que estás abrumado ante un modelo de enseñanza virtual en el que trabajas con inseguridad y que te genera un estrés tecnológico continuo, sacándote a empujones de tu zona de confort donde todo lo que habías aprendido como profesor se está descolocando, ¿verdad? ¿Sabes cuál es la diferencia entre sentirte así y sentir que vuelves a disfrutar de tus clases como siempre lo has hecho?  La diferencia se llama “Control” previo del proceso.

Si no sabes cómo enfocar el contenido de tu asignatura, crea una parrilla con pautas a seguir en un trabajo cooperativo con la metodología que uses en el centro y delega en tus estudiantes el desarrollo, tu papel es externo, solo controla que el proceso se desarrolle conforme a lo planificado. Estaremos fomentando así el Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor (SIE) para transformar las ideas en actos y ellos disfrutarán más “haciendo” lo que les gusta hacer.

Si sientes que no estás lo suficientemente motivado como docente ante un cambio de paradigma que te ha llegado tan de repente, recuerda:

  • Enfócate en nuevos retos con entusiasmo y confianza, eres suficiente.
  • Tómate esta etapa de cambio como una forma de mejorar y de desarrollarte, es un impulso, no un obstáculo.
  • Rompe con la monotonía y juega a innovar con la mentalidad de un niño.
  • No te quedes en la queja y el estatismo, no te servirá de nada, todo sigue girando, así que usa la energía para pensar en los pasos que vas a dar para formar parte del cambio y ¡¡haz que suceda!!

Después de muchos años como formadora de profesorado me he dado cuenta de que no es suficiente con compartir con mis docentes conocimiento didáctico y metodológico. Se me olvidaba dar al proceso de enseñanza ese valor de conciencia integral docente, mucho más holístico, más dirigido a la persona, más profundo.

Ahora, además de enseñar en cursos de postgrado gestión, estrategias y recursos de aula, mentorizo y asesoro a los profesores para tener un proyecto docente de vida más consciente, en el que se pueda trabajar desde dentro de nosotros mismos hacia fuera, con el fin de dar lo mejor de cada uno al proceso de aprendizaje y permitirnos disfrutar dentro del aula y fuera de ella, haciendo un “trabagozo” con sentido y no un “trabajazo” sin sentido

Esta entrada de blog está sacada de mi artículo La Re-evolución docente publicado en el «Número 14, Redes de Apoyo. Orientación y Gestión Emocional» de La Revista de COPOE «Educar y Orientar» (p.16).


La autora de esta entrada dirige, mentoriza y coordina ICTM (Integrated and Conscious Teaching Mentoring) FOCUS ON-U, un programa integral y personalizado de Mentorización y Asesoramiento para Docentes donde se trabaja desde el coaching educativo, la pedagogía y el desarrollo personal para ayudar a los docentes a tomar el control del aula y disfrutar al máximo de su trabajo desde una visión holística de su labor profesional.

Si estás interesado en nuestro programa ICTM «FOCUS ON-U» HAZ CLICK en el enlace ≫≫≫


¡DÉJANOS UN COMENTARIO SOBRE ESTE POST!

Queremos saber si ha sido de utilidad para ti y así seguir mejorando en nuestras aportaciones ofreciendo contenido de valor a la comunidad docente.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POSTS

Relacionados