La educación que anula el talento ignora la creatividad

21 · Jun · 2021

Esta semana queríamos escribir este post sobre dimensión afectiva en el aula, pero en nuestras cabezas no paraban de rebotar ideas diferentes como felicidad del profesorado, disrupción, generar cambios, enfoque, movimiento, propósito, etc. Estas son algunas de las palabras que se han movido en el teclado porque de alguna forma u otra pedían salir a la luz.

Hoy os traemos, para esos docentes conscientes que entienden que a día de hoy hay que transformar cosas, una reflexión que esperamos os haga pensar, como nos está haciendo pensar a nosotros.

El doctor James Hillman nos sugiere que pocas cosas son tan decisivas como aprender a escuchar a ese espíritu, a esa entidad mágica y colorida que habita en todas nuestras motivaciones. Por ello, nada puede inspirarnos más que esa frase que estaba inscrita en el templo de Apolo en Delfos: “conócete a ti mismo”.

La eudaimonía, según la definición de la RAE (Real Academia Española) es un estado de satisfacción debido generalmente a la situación de uno mismo en la vida. Cultivar una auténtica eudaimonía exige valentía, porque conlleva a hacer cambios, implica dejar a un lado esquemas impuestos desde el exterior y avanzar en contra de la corriente en la que se sitúa la gran masa de personas porque quiere cosas que su entorno no entiende.

Nos gustaría extrapolar este concepto a la educación y pararnos como docentes a pensar si esta forma de enseñar, de experimentar las aulas, de convivir con nuestros alumnos está realmente potenciando la felicidad que queremos, la que se ajusta a nosotros mismos y a la idea inicial que tuvimos cuando decidimos dedicarnos a nuestra vocación docente.  

Aquí ya no cabe la procrastinación, es algo que debemos empezar a cambiar ya desde nuestro pequeño contexto, porque si no lo hacemos por nosotros, al menos por nuestros hijos.

La educación que nos prepara para la vida debería ser integral y capacitarnos para formar parte de la sociedad en la que nos desarrollamos y devolver todo ese valor personal.

¿Qué educación les espera a los niños de esta generación? ¿A qué se querrán dedicar en sus vidas que les haga disfrutar de su profesión? ¿Estarán preparados para mostrar sus talentos al mundo real?

Estas y otras muchas preguntas nos las hacemos como madre y padre que somos, pero también como docentes, y es por ello, que, a día de hoy, estamos enfocados en dar respuestas, a ayudar a otros profes a salir de su zona de confort y a empezar a generar aulas brillantes que se adapten con flexibilidad y de forma inteligente a las profesiones del futuro que aún incluso no tienen nombre.

En la actualidad la mayoría de los sistemas educativos no promueven una enseñanza potenciando la iniciativa de los alumnos que se encuentran supeditados a “aulas obedientes” y donde los estudiantes buscan la aprobación y el reconocimiento de los mayores. Pasan años atrapados dentro de un sistema que no les aporta las herramientas ni las soft skills necesarias para poder vivir y desarrollarse en plenitud de manera autónoma, perdiendo lentamente la confianza en sí mismos y la creencia de que ellos pueden ser los creadores del mundo y de la realidad que les toca vivir.

Andreas Schleicher, creador del informe PISA y director del área educativa de la OCDE en una entrevista realizada para el área de educación de un periódico español, El País, afirma lo siguiente:

«La educación en España prepara a los alumnos para un mundo que ya no existe […] el mayor éxito de la escuela es dar a los jóvenes estrategias y actitudes para que cada día puedan aprender y puedan también desaprender y reaprender cuando el contexto cambia […] Es muy importante que los estudiantes sean capaces de pensar más allá de los límites de las asignaturas. La innovación hoy no consiste en ser muy, muy bueno en un aspecto muy restringido, sino en ser capaz de conectar los puntos. […]Recordar todos los nombres y lugares no te ayuda. La cuestión es: ¿puedes pensar como un historiador, entender cómo ha emergido y evolucionado la narrativa de una sociedad?»

En nuestra búsqueda nos hemos encontrado con instituciones y docentes “despiertos” y “conscientes”  que han entendido este cambio ya hace tiempo y que están generando ese movimiento disruptivo, apostando por una enseñanza diferente, real, más conectada con lo que nos ha tocado vivir, y adaptada al potencial de las nuevas generaciones, motivándolos y enriqueciéndolos, dejándoles ser lo que quieren ser, y haciéndolo con creatividad, fluyendo y sin miedo a experimentar con ellos esta transformación del proceso de aprendizaje.

Ya existen muchas escuelas donde primero detectan las necesidades de los niños y de las niñas, sus pasiones y sus talentos para que la formación se desarrolle conforme a ellos, conforme a lo que les apasiona, y que les haga estar felices aprendiendo.

Ken Robinson, ha estado impregnando de la esencia de su filosofía de aprendizaje y enseñanza nuestros trayecto educativo. Ha sido uno de los grandes gurús de la pedagogía a la que aspirar en nuestras aulas. Hablaba de la importancia de la creatividad en las escuelas, de cómo potenciar y dejar fluir los talentos, las pasiones… es lo que él llamaba “encontrar tu elemento”. 

Ahora es el momento de reflexionar: ¿La docencia es tu talento? ¿Disfrutas de ella? ¿Te apasiona? Nos hemos hecho estas preguntas también  y la respuesta ha sido tajante: “sí, sí, sí”.  Adoramos ser docentes, no nos imaginamos nuestras vidas haciendo otra cosa, es lo que nos define y nos hace auténticos como personas. Nos encanta ser parte de esta comunidad tan maravillosa y asumir con responsabilidad esta misión que tenemos con los demás.

Os invitamos a escuchar algunas palabras de K. Robinson que no te dejarán indiferente en este vídeo “Enseñar es un arte” ¡DISFRÚTALO!

¿Conoces la filosofía de aprendizaje del Grado LEINN?

LEINN es un Grado en Liderazgo, emprendedor e innovación, nacido en Finlandia hace más de 25 años basado en la autogestión, la creatividad, el diálogo y sobre todo el trabajo en equipo en entornos reales ¿CÓMO TE SUENA? Lo que nos impacta es que esta filosofía de aprendizaje ya la estaban integrando en Finlandia hace 25 años.  La idea en la que se apoya este grado es vivir el proceso hibridando la práctica a la teoría, aprender haciendo, creando, cogiendo lo mejor de los grandes referentes, experimentando las dificultades y las necesidades de aquello que es importante conocer, viendo resultados reales y aprendiendo de los errores que se van cometiendo por el camino.

Esta filosofía del Grado LEINN integrado dentro del sistema educativo actual podría ser la medicina que se necesita. La idea es formar a los adolescentes y jóvenes de manera práctica, creando su propio trabajo a medida de sus talentos y aportando valor a la sociedad desde aulas reales enfocadas a necesidades reales

¡¡Imagina si nos hubieran abierto el mundo desde esta perspectiva!!

Estas nuevas escuelas, estos nuevos proyectos educativos, nos están diciendo algo y creemos que es un buen momento para activar la escucha, la observación y aceptar el desafío ¿TE ATREVES?

¡¡Hay que dar pasos y hay que hacerlo ya!!

Para nosotros, desde nuestra visión y entendimiento pedagógico, existen dos maneras de trabajar la educación en las escuelas, y la segunda de ellas nos preocupa bastante.

1. Una, es la que estimula y potencia lo mejor del alumno capacitándolo para la vida, para ser independiente, para ser autónomo, para saber generar valor y devolver a la sociedad ese valor a través de proyectos que aportan soluciones creativas al mundo, a la vida y a los problemas globales.

2. Y la otra, por el contrario, ( donde estamos trabajando desde nuestros proyectos educativos para generar cambios en ella),  es la que se basa en un modelo que ofrece estructuras donde las personas no son capaces de mostrar  esa valía personal que tienen porque no les han enseñado cómo hacerlo. Una manera de educar que anula el talento de los alumnos, resta su potencial y debilita las fortalezas y la capacidad para adaptarse a los cambios.

Ken Robinson ha ayudado a muchos docentes como nosotros a crear su docencia y a darle sentido, a ser conscientes de que la educación no solo tiene fines culturales sino sociales, económicos y personales, y  que el presente y el futuro de nuestra sociedad está sentado en nuestras aulas y de ahí que necesitemos una concepción expansiva del  funcionamiento de la educación.

«Nada de eso tendrá sentido si no invertimos en nuestra formación, nuestro desarrollo y nos apoyamos como profesores, porque es de nosotros de quién depende toda esta empresa«

(K.Robinson, 2018)

Queremos terminar este post con una idea  que creemos que todos los docentes de vocación y comprometidos con nuestra profesión tenemos que tener presente:

«Si reinventamos el funcionamiento de la escuela, si encontramos las cosas que obstaculizan el aprendizaje y las sustituimos por las que lo faciliten podremos mantener las escuelas, pero reimaginadas, y no habrá solamente una forma de hacerlo […] Todo irá bien si cambiamos nuestra forma de pensar»

(K.Robinson, 2018)


Los autores de esta entrada dirigen y coordinan ICTM (Integrated and Conscious Teaching Mentoring) FOCUS ON-U, un programa integral y personalizado de Mentorización y Asesoramiento para Docentes donde se trabaja desde el coaching educativo, la pedagogía y el neurodesarrollo para ayudar a los docentes a tomar el control del aula, disfrutar al máximo de su trabajo y tener el reconocimiento de la comunidad educativa.

Si estás interesado en nuestro programa ICTM «FOCUS ON-U» HAZ CLICK en el enlace ≫≫≫


¡DÉJANOS UN COMENTARIO SOBRE ESTE POST!

Queremos saber si ha sido de utilidad para ti y así seguir mejorando en nuestras aportaciones ofreciendo contenido de valor a la comunidad docente.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POSTS

Relacionados