3 tips que te ayudarán a potenciar y vivir con más pasión tu docencia

06 · Sep · 2021

Docentes conscientes creando aulas felices: el cambio empieza en ti

Inauguramos este mes de septiembre con un nuevo post para docentes en el que sigo escribiendo sobre la necesidad de la transformación educativa empezando por nuestro desarrollo personal.

  • ¿Sabemos realmente quiénes somos? 
  • ¿Conocemos cuáles son nuestras fortalezas?
  • ¿Sentimos que con nuestro trabajo en el aula , día a día, estamos poniendo al servicio de la educación de nuestros alumnos nuestras virtudes?
  • ¿Cómo podría aportar más valor a lo que hago? 
  • ¿Cómo podría mejorar mi actividad docente para aportar más sentido a mi vida?
El contrato que uno establece internamente consigo mismo es el único que es válido

Aquí os dejo, como hago habitualmente, una entrevista a Rosa Rabbani en la que se nos habla sobre Cómo sacar partido a uno mismo, poniendo énfasis en la importancia que tiene el conocimiento que cada uno tenga de sí.

Ser docente es una de las profesiones más éticas que existen,  pues las demás nacen de ella.

Es un precioso compromiso que como profesores tenemos en nuestras manos cada día en el aula para con nuestros alumnos, y es por ello que debemos querernos, cuidarnos, mimarnos y protegernos, para que cada uno de ellos se lleve lo mejor de nosotros, que seamos buenos referentes para su desarrollo en la vida en todas sus dimensiones.

Comprométete al 100% en cada momento de tu vida con tu propósito. 

✓ Da siempre un poco más de lo que se espera de ti dando valor a lo que haces y disfrutando con ello. 

✓ Piensa en cómo puedes aportar un poco más en esta situación. No importa en lo que estés ocupado en este momento.

Todos somos conscientes de que ahora se están abriendo nuevos horizontes con cambios enormes. Estamos diciendo adiós a un sistema educativo global y otro se está fraguando a gran velocidad. El mercado laboral será totalmente irreconocible en unos años.

Y esto generará una enorme oportunidad para quienes estén dispuestos a desarrollar una actividad con sentido que aporte valor a los demás. Somos precisamente los docentes de hoy los que tenemos la responsabilidad en nuestras manos para ayudar a los profesionales del mañana porque nos encaminamos a  una nación emprendedora y a una sociedad libre

¿Te sientes preparado para afrontar este nuevo gran reto de futuro en las aulas del presente?

Este cambio empieza por la transformación de un profesorado con una nueva  toma  de conciencia del  papel docente, porque en el siglo pasado, los héroes eran los astronautas, pero en este siglo los héroes somos todos nosotros, los docentes conscientes y comprometidos con nuestro propósito. 

Los profesores del “hoy” son personas que se hacen a sí mismas, que se forman incansablemente, se automotivan, se piden más para dar lo mejor, se guían por el corazón y la pasión, son altamente educadas e instruidas, nunca se quejan, lideran, sirven y colaboran, aman lo que hacen y se nutren espiritualmente.

Esta clase de docentes son los que crearán  la humanidad del futuro:

Consultores y facilitadores de información

Facilitadores de aprendizaje

Diseñadores de medios

Moderadores y tutores virtuales

Evaluadores continuos y asesores

Orientadores

Hemos pasado de ser simples expertos que solo comparten contenidos a facilitadores de procesos, diseñando experiencias de aprendizaje, dejando a los alumnos “hacer”, animándolos al autoestudio, diseñando diferentes perspectivas sobre un mismo tema.

El éxito en la docencia depende más de una actitud, de una mentalidad y de unos buenos hábitos que de unos conocimientos adquiridos en una universidad. Enseñar tiene que ser algo fluido y natural; no un esfuerzo o un sacrificio. Una vez se han activado los hábitos adecuados, el resultado es inevitable.

Esa transformación implica cualificarnos, reflexionar sobre nuestra trayectoria profesional y personal, romper creencias y superar limitaciones. En definitiva, tomar conciencia de nosotros mismos, de manera holística, integral, para poner orden en el momento que nos ha tocado vivir, sabiendo en qué punto estamos de nuestra vida, qué podemos ofrecer como docentes y qué nos queda por integrar como personas en constante evolución.

Te voy a dar 3 TIPS que me han parecido claves para ayudar a los profesores a abordar este proceso de cambio y observación interior

1. SÉ POSITIVO ANTE LOS NUEVOS CAMBIOS 

Ser positivo significa encontrar siempre la mejor forma posible de responder a cada situación en nuestra vida. Si en vez de quejarnos por todo lo que está pasando en la sociedad a día de hoy y por los cambios que estamos experimentando en nuestras clases  nos enfocamos en ver el valor de lo que sucede, esto nos ayudará a crecer en diferentes ámbitos, estaremos ganando tiempo y energía y eso nos hará disfrutar más de nuestra existencia y por ende de nuestra preciosa vocación.

Estas son algunas posibles causas que dificultan y obstaculizan que tengas pensamientos positivos en estas circunstancias:

  • Afectarse por la negatividad de otros en tu centro educativo
  • Ser influenciado por lo que los alumnos o compañeros del centro digan 
  • Tener dudas acerca de nosotros mismos como docentes 
  • Tener falta de objetivos claros para disfrutar de la docencia como propósito de vida
  • Estar frustrado y triste por lo que nos pueda ocurrir en el aula día a día 
  • Mantener en nuestra mente creencias limitantes que no nos dejan ser el docente que queremos ser 
  • No reconocer nuestras grandes cualidades y valores propios 
  • Carecer de confianza en lo que hacemos, en nuestras planificaciones, en nuestra gestión de la clase, etc. 
  • Compararnos con otros profesores pensando que no somos tan  buenos como ellos
  • No ser flexibles en lo que nos viene impuesto desde el sistema 
  • Tener una baja autoestima profesional

Trabajar en estas causas nos dará la llave para disfrutar de una docencia satisfactoria, ¡LA RECOMPENSA ES GRANDE!

Recuerda que lo positivo atrae lo positivo y así como piensas, creas tu vida. Si quieres ser un gran docente siembra pensamientos llenos de determinación, confianza, perseverancia, entusiasmo, positividad y estabilidad en lo que haces. Ver tu transformación personal desde una perspectiva positiva te capacita para hacerla constructiva, fácil, duradera y armoniosa, y eso se transmitirá en tu aula y en tu labor diaria.

Si trabajas en ello, recuerda que con pensamiento positivo: 

Generas habilidad de autocontrol y fortaleza en tu aula. 

Superas con mayor facilidad las preocupaciones que puedan surgir en tu clase día a día. 

Experimentas paz y tranquilidad.

Te sientes más activo y con más energía para interaccionar con tus alumnos en el proceso

Las relaciones en tu aula y en tu centro son más armoniosas ya que los pensamientos son la semilla de los sentimientos, del estado de humor y de las actitudes.

2. FORTALECE TU AUTOCONFIANZA DOCENTE ¡ERES SUFICIENTE!

“No te preguntes qué puede darte la vida sino qué puedes dar tu a la vida”

Victor Frankl

La confianza está estrechamente relacionada con la felicidad e impacta en todos los órdenes de la vida. Nuestros estados emocionales son consecuencia de nuestra percepción mental, de las situaciones y acontecimientos que suceden en nuestra vida. 

La confianza es una elección que cada uno de nosotros hacemos desde que comienza el día a través de nuestras actitudes, que se traducen en hábitos, rutinas internas-mentales y emocionales. 

Te muestro un vídeo increíble de 9 minutos sobre una entrevista sin desperdicio que el director de la película The Shift (El cambio) le hace a Wayne Dyer, protagonista de la misma, donde habla de autoconfianza y seguridad.

Hemos aterrizado este año en una etapa  de cambios que ha hecho tambalear a muchos profes los cimientos de su  docencia, perdiendo seguridad y confianza en el proceso de enseñanza. 

Lo importante en estas circunstancias  es aprender a convivir con nuestras propias dudas y limitaciones siendo conscientes de que hay cosas y circunstancias que se escapan a nuestro control. Tomando esta conciencia, aunque parezca paradójico, ganaremos en seguridad. Recuerda que no existen personas que no duden, que no teman, que se bloqueen ante la incertidumbre. 

Mira a tu interior y toma fuerza desde dentro de ti. Víctor Frankl decía que una persona que descubre y acepta sus valores y aptitudes deja de configurarse persiguiendo modelos externos, y gana en libertad para ser “a su propio modo”.

Los pilares para construir tu seguridad y autoconfianza son: 

  1. Explorar sinceramente el mundo exterior e interior con el fin de que este conocimiento te ayude a identificar los propios recursos y aceptar las propias limitaciones.
  1. Aceptar quiénes somos y valorarlo antes de aspirar a ser quiénes no somos. 
  1. Asumir que muchos acontecimientos está fuera de nuestro control.
  1. Concentrarse en en los pasos que realmente dependen de nosotros.
  1. Incluir la duda , la incertidumbre y el asombro sabiendo que son parte del día a día de las emociones y sensaciones humanas, sin castigarnos por sentirnos mal por ello.
  1. Cumplir las promesas y los compromisos que establecemos con los demás. Si nos comprometemos con nuestro alumnado y no podemos cumplir lo prometido tendríamos que hacernos cargo de ello.
  1. Dejar la postura de víctima. Actuar desde la responsabilidad, más allá del desempeño y los resultados que logremos. La postura de víctima socava nuestra confianza para afrontar desafíos y resolver problemas.  A lo que me refiero es que podemos cambiar esos sentimientos que nos producen frases del tipo: “no pagan para todo este trabajo burocrático, soy docente no secretario”; “ La tecnología no es mi fuerte, no entiendo por qué me obligan a usarla, no es necesario para aprender ni para enseñar mi materia”; “¿Por qué tengo que dar  clases on line?, no entré en esta profesión para ocupar este puesto, no es justo”, etc. 
  1. Atravesar los desafíos. La confianza en nosotros mismos nos da la capacidad de afrontar los retos y la incertidumbre que nos plantee la vida. Es como un músculo, que cuanto más se entrena, más se fortalece. Superar estos nuevos desafíos nos ayuda a aumentar nuestra confianza y eso tendrá excelente repercusiones en todas las áreas de nuestra vida.
  1. Reconocer los logros. Es importante tener un cuaderno o un rincón de logros con fotos que nos recuerde esas zonas en las que desbordamos esplendor ¡¡celebra aquello que has conseguido!!

3. VIVE TU DOCENCIA CON ENTUSIASMO E IMPULSA TUS OBJETIVOS 

Cuando anticipamos que algo bueno nos va a suceder nos sentimos entusiasmados. El entusiasmo nos llena de fuerza para que nos esmeremos en alcanzar los objetivos.

Cuando decidiste dedicarte a la docencia como misión de vida ¿Recuerdas los objetivos que te marcaste? ¿Qué sentiste? Imagino que la respuesta es “entusiasmo”, ganas de iniciar el camino aportando lo mejor de mí como persona y como docente ¿me equivoco?

¿Qué ha pasado a lo largo del tiempo? ¿Sigues sintiéndote igual? ¿Qué te ha hecho perder ese sentimiento y esa fuerza con la que empezabas esta profesión?

La clave para recuperar el entusiasmo en caso de haberlo perdido o haberse mermado es proponernos nuevos objetivos adaptados a la nueva realidad que estamos viviendo o que estás viviendo en tu trayectoria de vida y esforzarnos por alcanzarlos sin apegarse al resultado sino a la felicidad que nos produce el camino para conseguirlos. 

Una de las claves que te ayudará a vivir con más entusiasmo tu profesión es la innovación. Atrévete a cambiar cosas, a desaprender, a probar… y sobre todo, hazlo sin miedo.

No olvides que la mayor de las sabidurías es conocerse a uno mismo, tenemos que intentar cada día volvernos más sabios” 

Jorge Bucay en su libro Shimriti, De la ignorancia a la sabiduría

La sabiduría es el arte de sumar la vivencia a través de la experiencia, la información y el conocimiento, la transformación personal y la aceptación de la realidad (resiliencia).

No olvides que toda evolución requiere esfuerzo y método y que este recorrido hacia la consecución de nuestros objetivos en el propósito de vida que tenemos requiere iniciar el viaje partiendo de la observación, el autoconocimiento, el autodescubrimiento y la transformación interior. 

En definitiva, si este post te ha hecho pensar sobre iniciar ese viaje interior es porque  piensas  que las cosas podrían ser de otra manera fuera y crees que merece la pena hacer que sean de esa otra manera. La consecuencia de ello es que la vida terminará por ofrecerte oportunidades para vivir tu docencia de una manera casi mágica, siempre que estés dispuesto a aprender lo que necesitas y abrirte a una transformación integral que  consiste en aprender cómo estar presente al completo con todo tu intelecto, emoción, cuerpo y espíritu.

Es urgente que empieces a definir tu propia idea de éxito docente, que vivas en coherencia con lo que has venido realmente a vivir. Es urgente que reconectes con tus deseos y que definas exactamente qué es el éxito en la docencia para ti. 

Con lo importante, con tu propósito, con tu objetivo en la vida hay que ser proactivo, sin embargo cuando en vez de eso te anclas en la queja  de forma habitual, limitas -quizás-anulas- las posibilidades de tener éxito en tu proyecto docente. Disfrutar del éxito como profesor va a requerir que tu energía personal esté en lo propositivo, en lo creativo y en lo proactivo y la queja irá desvaneciéndose.


La autora de esta entrada co-dirige y coordina ICTM (Integrated and Conscious Teaching Mentoring) FOCUS ON-U, un programa integral y personalizado de Mentorización y Asesoramiento para Docentes donde se trabaja desde el coaching educativo, la pedagogía y el neurodesarrollo para ayudar a los docentes a tomar el control del aula, disfrutar al máximo de su trabajo y tener el reconocimiento de la comunidad educativa.

Si estás interesado en nuestro programa ICTM “FOCUS ON-U” HAZ CLICK en el enlace ≫≫≫


¡DÉJANOS UN COMENTARIO SOBRE ESTE POST!

Queremos saber si ha sido de utilidad para ti y así seguir mejorando en nuestras aportaciones ofreciendo contenido de valor a la comunidad docente.

Comentarios

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

POSTS

Relacionados